Maravillas naturales, todo por descubrir

Imprimir Imprimir

mayo 31, 2013

Desde increíbles volcanes  hasta paraísos acuáticos, todo lo encontrarás en la bendita naturaleza de México.

Angélica Luciano

En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, a celebrarse el próximo 5 de junio, nada mejor que echar un vistazo a las maravillas naturales que el país posee para así revalorar aquellos paisajes tan bellos y diversos que ni la misma imaginación sería capaz de crear.
Hoy te invitamos a enamorarte de México, de sus paisajes, de su naturaleza, de su biodiversidad, de su vida silvestre y salvaje, todo con el firme objetivo de conseguir no sólo un viaje de fantasía sino una experiencia de vida que te lleve a revalorar y cuidar la naturaleza y sus increíbles tesoros.
¿Estás preparado? El viaje comienza ahora.

El Cielo, Tamaulipas
Reconocido como Reserva de la Biósfera desde 1985, catalogado como Patrimonio de la Humanidad y como una de las maravillas naturales de México, este lugar hace honor a su nombre gracias al gran santuario de diversidad biológica que allí se puede encontrar.
Se trata de un sitio de más de 144 mil hectáreas en donde conviven cuatro tipos de bosques que albergan ríos, cascadas, más de 255 especies de aves residentes y 175 de migratorias, jaguares, reptiles, anfibios, murciélagos y muchos otros animales, muchos de ellos endémicos.
El Cielo es el lugar ideal para los amantes de la naturaleza y el campismo, para aquellos que disfrutan del contacto con la naturaleza en medio de bosques y montañas,
En verdad un recinto sagrado en el que se pueden practicar el senderismo, ciclismo y escalada de montaña, paseos en lancha, rappel, el kayaquismo y la observación de la flora y fauna, entre otras muchas actividades en donde la naturaleza es la protagonista.
Este lugar se ubica en el suroeste del estado de Tamaulipas (en los municipios de Gómez Farías, Ocampo, Llera y Jaumave), al ser una Reserva de la Biósfera dentro del lugar no encontrarás servicios turísticos de gran infraestructura, pues lo que se busca es conservar la biodiversidad, sin embargo a cambio de ello obtendrás la magnífica y reconfortante idea de conocer un verdadero paraíso natural que fue bautizado con un nombre que describe todo su esplendor. Recuerda, El Cielo te espera en Tamaulipas!

Centla y sus pantanos
Uno de los destinos de turismo ecológico más buscados de Tabasco es, precisamente, Centla, un sitio que hace pensar que sí, realmente, Tabasco es un edén.
Considerados maravilla natural de México, los pantanos de Centla constituyen una región semivirgen donde es posible observar bosques de manglares, ríos transparentes, plantas acuáticas y semiacuáticas, ver un cielo lleno de aves diversas y conocer de cerca a animales como el armadillo, el manatí, el tepezcuintle, el venado de cola blanca, el mono aullador, el cocodrilo, la tortuga blanca y el jaguar entre otros,
Centla alberga el humedal más grande de Mesoamérica por lo que su vegetación es realmente exuberante, allí se pueden hacer recorridos en lancha a través de los caudales de los ríos Usumacinta y Grijalva, a la vez que garzas, tucanes, halcones, águilas y otras especies de aves rondan por aquí y allá, sin prisas, sin miedos, sabedoras de que están en su territorio, en su casa, en su hábitat.
Este recinto de biodiversidad y belleza natural abarca más de 320 hectáreas llenas de manglares y ríos, se localiza a 81 kilómetros al noroeste de Villahermosa y dentro de él se localiza el Centro de Interpretación Uyotot-Ja, Casa del Agua, el lugar ideal para iniciar la visita a la Reserva, un espacio donde descubrirás a través de sus cuatro salas de exposiciones, los valores ecológicos y culturales de la reserva.

El Pinacate y Gran desierto de Altar
Una de las zonas más retratadas de Sonora y más visitadas por el turismo nacional y extranjero es precisamente esta Reserva de la Biósfera llamada el Pinacate y Gran desierto de Altar.
La región ocupa una extensión de casi 715 mil hectáreas y está compuesta por espectaculares paisajes volcánicos, gigantescos cráteres y una especial vida animal y vegetal.
Se trata de una belleza especial y particular que atrae a muchos investigadores, científicos y turistas, a lo largo de su territorio se ubica un museo que muestra la prehistoria y la evolución del lugar el cual vale la pena conocer.
Dentro del Pinacate se encuentran los cráteres: Badillo (el cual forma una cadena conjunta con los otros cráteres), el Molina o trébol, (formado por tres cráteres pequeños), Cerro Colorado, ( su nombre lo debe la color rojo del borde de las plantas y tierra), Volcán Grande ( posee 3,200 pies de diámetro y 950 de profundidad, el círculo de su cráter tiene lava sólida arriba y abajo un círculo de maleza), Cráter Mc. Dougal (el más grande de todos los cráteres, tiene una profundidad de más de 5 mil pies y posee en flamante círulo de maleza), Cráter Caravajales (localizado cerca del cráter Mc. Dougal que consiste en un pequeño círculo de fragmentos de basalto).
Esos son los cráteres que te esperan en el Pinacate, una región de México que va más allá de la imaginación.

 

Comentarios

Comentarios cerrados.